COLABORA CON TU PARROQUIA

La parroquia sale adelante gracias a la colaboración de todos los feligreses que, sintiéndose Iglesia, se saben responsables del sostenimiento material del templo con sus aportaciones periódicas u ocasionales. Damos gracias a todos por la generosidad y alegría con la que mantienen la vida y misión de nuestra querida parroquia del Santísimo Corpus Christi

FORMAS DE COLABORAR

Si quieres donar de manera 100% online puedes hacerlo a través de PayPal o haciendo una transferencia a la cuenta bancaria que aparece aquí abajo.

Donativo con PayPal o tarjeta

Puedes elegir PayPal independientemente de si tienes cuenta o no, si no tienes cuenta será como hacer un pago con tarjeta.

Transferencia a cuenta bancaria

Si quieres hacer un donativo de forma puntual, este es nuestro número de cuenta:


ES23 0049 1759 51 2710010751

Suscripción bancaria periódica

Si quieres hacer un donativo de forma recurrente puedes descargar el formulario y enviarlo por email a la parroquia o llamar directamente por teléfono: 916315931

DESCARGAR PDF

LA PARROQUIA: NUESTRA CASA

La clave para el sostenimiento económico y material de una parroquia es que los feligreses se sientan parte integrante de ella, como una familia en la que todos se sienten necesarios y colaboran con generosidad y alegría. Cada uno ha de sentir y decir con todo el corazón: «¡esta parroquia es mía!, y por eso la mantengo con mi ayuda y aportación».

«Ayudar a la Iglesia en sus necesidades»

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña:

El quinto mandamiento («ayudar a la Iglesia en sus necesidades») enuncia que los fieles están obligados de ayudar, cada uno según su posibilidad, a las necesidades materiales de la Iglesia (cf. Código de Derecho Canónico C. 222: «§ 1. Los fieles tienen el deber de ayudar a la Iglesia en sus necesidades, de modo que disponga de lo necesario para el culto divino, las obras de apostolado y de caridad y el conveniente sustento de los ministros. § 2. Tienen también el deber de promover la justicia social, así como, recordando el precepto del Señor, ayudar a los pobres con sus propios bienes».)